OK

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que usted tenga la mejor experiencia usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra Política de cookies

<%=Club.Nombre %>

Noticias

Nuestro presidente Israel Rodríguez y el futbolista del PSG Jesé Rodríguez (en calidad de patrocinador principal de nuestro club) nos presentan las nuevas camisetas (marca Hummel) que vestirán todos los equipos de nuestra cadena durante la competición 2020/2021.  

Tras la cancelación de las primeras fechas previstas para el inicio de los entrenamientos debido al COVID-19, les presentamos las nuevas fechas por categoría, con los horarios incluidos.

Aquí puedes consultar, por categoría, la relación de cuotas de la mutualidad de nuestros futbolistas para la campaña venidera:  

Cuídate y protege con los colores de nuestro equipo. Consigue tu mascarilla personalizada en la sede del club.  

Se abre el plazo de inscripción

El Club Deportivo Lomo Blanco desea enviar su más sentido pésame a Juan Carlos (entrenador del veterano) y Ernesto Navarro (jugador del veterano) por el fallecimiento de su padre Juan Ramón Navarro Suárez, así como a sus familiares y allegados. Descanse en paz.

Entrevista al entrenador del Alevín Preferente, Echedey Hernández. P: ¿qué tal estás y cómo llevas la cuarentena? R: Bueno a nadie le gusta estar en este "macro secuestro" (en el buen sentido del humor), pero lo llevo bien, tengo ganas de volver a entrenar y divertirme con los niños y nuestra gente la del Lomo cada fin de semana.   P: ¿Cuántos años llevas en el Lomo? R: Siendo sincero muy poco, empecé en prebenjamin con 6 años y luego volví en juvenil de 2 años estuve la pretemporada y cuando comenzó la temporada estuve 4 semanas si no me equivoco y me fui. Pero volví mi último año de juvenil, un año que ilusiono mucho porque terminé el futbol base donde empece. El año pasado pues tuve la suerte de que me dieran la oportunidad para comenzar como 2 entrenador, llevo dos años con esta temporada.   P: ¿Cómo eres como entrenador? R: lo que hago bien es que intento hacer equipo, meter intensidad en los entrenamientos, valores y respeto a los rivales, además,ser cercano al jugador y transmitirle confianza porque cuando era jugador que un entrenador me diera toda su confianza era de mucho valor. Por otro lado,se me da mal controlar mis nervios porque vivo mucho el fútbol me pasaba cuando jugaba.   P: ¿Qué objetivos tienes para la siguiente campaña?   R: No tengo nada claro a día de hoy, si es verdad que me gustaría sacarme los títulos pronto, seguire con mi compañero Juanky para madurar más como entrenador y seguir mejorando. P: ¿Qué opinas del club y de su gente?   R: El Lomo Blanco desde que lo conozco ha sido un club familiar, las personas que forman todo esto son simpáticos, agradables entre otras, siempre estan para ayudarte, son agradecidos, nos llevamos bien con la gente y la verdad que sentirse asi en casa es de mucho agradecer. Doy las gracias por ello. P: ¿Qué opinas de esta temporada?   R: Una temporada difícil respecto a resultados debido a la exigencia que te da la categoría, pero mirando en la progresión de los niños la considero buena, habian jugadores que les daba miedo tener el balón en los pies y tomar decisiones, tácticamente muchos jugadores han aprendido a colocarse, saber leer los partidos, obviamente nos quedaba muchas cosas por corregir, pero dentro de lo malo hay que buscar las cosas buenas y mientras los niños aprendan bien le doy poca importancia a los resultados. Es verdad que me gusta ganar como a todo el mundo pero aprender es mas importante.   P: ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes en nuestro club?   R: Son muchos, en prebenjamines con todos mis amigos, en juveniles el partido contra el claret en casa de ellos que hicimos un partido tremendo, como entrenador la temporada pasada especialmente contra el arucas perdiendo 1-4 y empatarle el partido, además de este año contra el Alcotán, perdiendo 3-1 fuera de casa y empatar en el último minuto fue bonito. 

ENTREVISTA A VÍCTOR HERNÁNDEZ, JUGADOR DE NUESTRO EQUIPO REGIONAL P: Hola Víctor, ¿cómo estás llevando la cuarentena? R: Pues bien, aprovechando el tiempo libre que queda para sacar adelante cosas que llevaban tiempo en la lista de tareas pendientes. P: ¿En qué equipo comenzaste a jugar? R: En el Estrella Roja de Santa Brígida. P: ¿Por qué viniste al Lomo Blanco? R: Por recomendación de amigos que estaban en el equipo. Fue un acierto venir a este club. P: ¿Cuál es tu mejor recuerdo en nuestro club? R: Cada victoria es un gran recuerdo. P: ¿Qué crees que se te da mejor en el campo? R: Luchar hasta el final del partido. P: ¿En qué posición juegas? R: Lateral. P: Mejor momento de esta temporada. R: Cada entrenamiento es un placer. Después de los largos días de trabajo, ir al campo a disfrutar con el grupo es increíble. Sólo me queda estar agradecido por haberme aceptado en el equipo.

P: ¿En qué clubes estuviste en tu etapa como jugador y cómo te fue en ellos? R: Soy nacido y criado en el barrio del Lomo Blanco. Ahí empecé a jugar en alevines e infantiles, ganándose algunos campeonatos. Al no haber en aquella época más categorías, me llamó el Santa Brígida, donde jugué en juveniles y regionales. Luego me fichó el Angostura, donde conseguimos dos ascensos (a Primera Regional y a Preferente) y una liguilla de ascenso a Tercera, en la que nos quedamos a un paso. Con 22 años me ficha el Maspalomas en Tercera División, donde paso diez años estupendos, jugando la liguilla de ascenso a Segunda B y la Copa del Rey. Ya con 33 años cuelgo las botas a ese nivel.  P: ¿De qué jugabas? R: De portero. P: ¿Cómo fueron tus comienzos como entrenador y a qué clubes has entrenado? R: Empecé en el infantil del Maspalomas. Luego cogí al cadete y al juvenil, donde entrené a jugadores como Nauzet Pérez, exportero de la UD Las Palmas, Mirandés, etcétera, David García jugador y capitán de la UD Las Palmas, y otros tantos buenísimos jugadores y mejores personas. Más tarde llego al Lomo, donde entreno durante tres años años al cadete, hasta que empiezo esta aventura con Paco en el regional de mi amigo Pedro Placeres, artífice de que este equipo siga existiendo. P: ¿Por qué viniste al Lomo Blanco? R: Vine al Lomo porque es mi barrio y mi casa. Era un momento en el que había un proyecto muy ilusionante con Francisco Hernández a la cabeza y su hermano Alberto, y me involucré. P: ¿Cuál es tu mejor recuerdo en el club? R: No tengo un momento en especial, me quedo con las vivencias en todos esos años. Ver a niños hacerse hombres. Y si yo tuve algo que ver en hacerlos mejores personas, esa es mi satisfacción, además de haberles dedicado todo mi tiempo e ilusión en que mejoraran en todas las facetas. P: ¿Cómo valoras la trayectoria del equipo regional en esta segunda etapa tras su refundación? R: Lo que más valoro de esta segunda etapa en el regional es el gran grupo humano que hemos podido hacer entre Paco, Pedro Placeres y yo (sin olvidarme de ti, Jorge, que también tienes tu pedacito de mérito). Porque este equipo tiene un gran mérito: jugadores que pagan su ficha, entrenadores que no cobramos un duro (al contrario, nos cuesta dinero) y ahí estamos peleando con equipos hechos para ascender, donde tanto entrenadores como jugadores cobran. Y ya que hablamos de entrenadores, hay dos especialmente a los que les diría que en esta profesión (porque tanto Paco como yo lo tomamos así, como una profesión) jamás le hemos faltado el respeto a ningún club, cosa que estos personajes sí han hecho con el nuestro y con nuestros jugadores. Y yo me pregunto a quién le habrán ganado o empatado, o dónde habrán jugado. Entonces yo les pido que sean más humildes y que den ejemplo. Todos en algún momento nos podemos equivocar, pero faltar el respeto a nuestro equipo, primera y última vez. No voy a dar nombres, porque ellos que han inventado este deporte y son tan listos, sabrán que va por ellos. Del mismo modo que digo todo esto, también digo del resto que chapó como personas y como compañeros de profesión. Lo tenía que decir, porque si no iba a reventar. Y algún club que se llena la boca hablando del Lomo Blanco como "club amigo", bueno... sólo quiero decir que si tan amigo eres, no vengas a mi casa a buscar jugadores, y menos con la liga en marcha, a desestabilizar a un equipo. Porque si así tratas a tus amigos, amigos como tú nos sobran. Ni Paco ni yo hemos tocado jamás a ningún jugador de otro equipo con la liga en marcha. El único jugador al que yo me he dirigido es Iván, jugador en su momento del Casablanca, pero con la liga terminada. Para no seguir con este tema, lo más importante es el grupo que tenemos. Hemos sido protagonistas durante la temporada, y peleábamos por el ascenso. Este virus nos fastidió la posibilidad de seguir peleando ese objetivo. Sufrimos dos lesiones de gravedad: es el caso de Chano, que estaba en su mejor momento, y el de Angello, también cuando mejor estábamos. Además tenemos un equipo de viajeros, cuando no era uno era otro (risas). Este año vino Juanki, con su faceta goleadora (risas), pero nos dio toque en el mediocampo, pausa y mejor salida del balón. También vino Borja a aportar su veteranía. Un jugador clave para nosotros. O Víctor, un gran descubrimiento. Héctor, titular indiscutible. Iván no ha podido ser el que todos conocemos por culpa de una lesión que le tuvo mucho tiempo parado cuando mejor estaba, y Javi, que este virus no le ha permitido jugar apenas, pero que seguro que nos dará mucho por su calidad, mientras deje el taconcito y las tonterías (risas). Son bromas. Nombro a estos jugadores porque son los que han venido nuevos esta temporada, y repito: "han venido", no los hemos ido a buscar. Todos los demás ya saben de sobra lo que pienso de ellos, porque ya llevamos más tiempo juntos, y son los pilares de este grupo. Mil gracias a todos por aguantarnos y creer en nosotros y en nuestras ideas. P: ¿Qué crees que le depara al regional en el futuro más cercano? R: Ellos saben que tenemos un objetivo pendiente y una ilusión para un barrio, y tenemos que venir con más ganas la próxima temporada. Tenemos un objetivo y no nos vale nada más que esa meta. Por último, me gustaria dar las gracias a Paco Román, el míster, por contar conmigo para estar otro año más a su lado, y a Pedro Placeres por confiar en nosotros, y decirle que estamos ahí por él y por la señora Mapi. Y a ti Jorge por tu gran aportación, y espero que continúes el próximo año. Gracias.  

P: Hola Paco, ¿cómo llevas el confinamiento? R: Intento mantener mis hábitos de vida. De lunes a viernes, me sigo levantando a la misma hora de siempre (seis de la mañana). Me tomo mi té con hinojo y empiezo a teletrabajar. Así lleno toda la mañana. Después de almuerzo veo algo de televisión, deseando que lleguen las ocho de la noche para hacer un par de horas de deporte. Es mi único contacto con la calle y lo disfruto al máximo. P: ¿En qué clubes estuviste en tu etapa como jugador? R: Yo viví una época completamente distinta a la de ahora. Sólo había tres categorías: infantil, juvenil y regional. No existían cadenas como ahora. Jugué en infantiles en el Atlético Schamann, en juveniles en el Cortefiel y en regionales, hasta que me fui al cuartel, en el Vega Guerra. P: ¿De qué jugabas? R: Tuve la suerte de jugar en la posición más bonita: portero. Desde esa posición aprendí a analizar al contrario, a leer movimientos, a posicionar jugadores. Lo único que eché de menos en la portería es el poder celebrar los goles con el resto del equipo. P: ¿Cómo fueron tus comienzos como entrenador y a qué clubes has entrenado? R: Empecé entrenando a los porteros del Alcaraván en un campo que había subiendo la carretera de Chile. Llevaba el coche cargado de balones, conos, sogas, aros, garrafas de agua... Cuando llegué a los banquillos, entrené en todas las categorias del fútbol base, desde benjamín hasta juvenil. Siempre en el Alcaraván. Ya en regionales, completé cuatro temporadas en un histórico como el Guanarteme. Después de dieciséis años de banquillos, decidí que ya era el momento de pasar a la reserva y rebajar la tensión competitiva de todas las semanas. Me refugié en el fútbol veterano, donde mantuve encendida unos cuantos años la llama de los banquillos. Hasta que llegó el Lomo Blanco. P: ¿Por qué viniste al Lomo Blanco? R: Jorge estaba colaborando con Paquito Peña y Elvis en equipos de la base del Lomo Blanco. Me comentó que desde el club le habían pedido que hablase conmigo para ver si les echaba una mano en un nuevo proyecto de un equipo regional que querían hacer. Yo, que estaba muy agradecido al club por el trato dado a Jorge, no pude decir que no. Con el paso de los años me he dado cuenta de lo acertada de mi decisión. P: ¿Cuál es tu mejor recuerdo en el club? R: Mi mejor recuerdo lo llevo grabado en la memoria. Fue el primer partido de liga de esta segunda etapa del regional Lomo Blanco. Un nuevo proyecto comenzaba a caminar. Yo tenía una sensación parecida a la del nacimiento de un hijo. Al fin y al cabo yo lo sentía, en parte, como algo mío. Entre Jorge y yo, más los consejos de Pedro Placeres, tuvimos que formar un equipo nuevo entre más de 80 jugadores... ¡en 15 ó 20 sesiones de entrenamiento! ¡Y qué buen ojo tuvimos! Recuerdo con emoción que para ese partido yo había convocado a los jugadores a las ocho en nuestro campo. Pues yo, como siempre hago, llegué a las siete y media, y ya estaban todos allí. La ilusión los desbordaba. Muchos de ellos no competían desde hacía un montón de años. Poquitos habían jugado en categoría regional. Pero las ganas de hacer algo grande podían con todo. Desde ese momento me di cuenta de que íbamos a ser capaces de volver a escribir páginas gloriosas en la brillante historia de este club. P: ¿Cómo valoras la trayectoria del equipo regional en esta segunda etapa tras su refundación? R: Yo valoro esta segunda etapa del equipo regional con nota muy alta. En estos cinco años hemos sido capaces de ganarnos el respeto en la categoría. Somos un equipo humilde pero a la vez incómodo para nuestros adversarios. En estos cinco años hemos conseguido nuestro gol 400 (Nelson), el 500 (Pedro), el 600 (Torres) y este año el 700 (Rosales). Hemos batido nuestro récord de imbatibilidad. Hemos estado mucho más tiempo coqueteando con los puestos altos de la tabla que con las posiciones de abajo. Eso es debido al gen ganador que hemos sido capaces de inyectar al grupo. Tanto Víctor como yo somos ambiciosos por naturaleza. Precisamente esa ambición ha hecho, en ocasiones, que perdiésemos un punto por ir a buscar los tres. Pero no podemos ser de otra manera. Nuestro equipo en estos cinco años siempre ha sido descarado, fuera quien fuera el rival. Y ya que hablamos de historia, permíteme que recuerde a las personas que han estado junto a mí en este período, y que sin su ayuda hubiese sido imposible consolidar el grupo. Ellos son Jorge, Siso, Víctor y, por supuesto, el alma máter de todo esto, Pedro Placeres. P: ¿Qué crees que le depara al regional en el futuro más cercano? R: Yo estoy convencido de que este equipo, más temprano que tarde, estará jugando en la categoría preferente del fútbol regional. No tiene que envidiar nada de nadie. Lo tiene todo: Jugadores peloteros, que en este barrio salen de debajo de las piedras, unas instalaciones fantásticas y, sobre todo, una persona como Pedro Placeres, empeñada en hacer llegar a este equipo lo más lejos posible. En este punto, me gustaría traer a la memoria a todos esos jugadores que en algún momento defendieron los colores de este club y que en la actualidad compiten bajo otra camiseta, a aquellos otros que nos dejaron por cambiar su residencia fuera de esta isla, y también a los que simplemente no están porque dejaron de jugar al fútbol después de habernos elegido a nosotros para su retirada de los terrenos de juego. A todos ellos, muchas gracias. Por último, agradecer también a la gente que rodea el club, empezando por su presidente José Ruano, Manolín, Pedro, Quico, Angelote, Jacob o la fiel afición, el respeto que siempre me han dispensado y la oportunidad que me han brindado de poder dirigir durante cinco años a uno de los clubes con más historia de nuestro fútbol. Y es que 50 años no se cumplen todos los días. Yo lo considero el broche de oro de mi historial deportivo. Todo un lujo.