<%=Club.Nombre %>

Noticias

Desde el próximo 28 de junio hasta el 9 de julio, realizaremos entrenamientos a puertas abiertas con el objetivo de que los niños/as que cambian de categoría puedan tener una primera toma de contacto y facilitar así su adaptación e integración en el nuevo grupo. Además, aquellos niños/as que quieran formar parte de nuestra familia, podrán probar y conocernos desde dentro.

Nuestro presidente Israel Rodríguez y el futbolista del PSG Jesé Rodríguez (en calidad de patrocinador principal de nuestro club) nos presentan las nuevas camisetas (marca Hummel) que vestirán todos los equipos de nuestra cadena durante la competición 2020/2021.  

Tras la cancelación de las primeras fechas previstas para el inicio de los entrenamientos debido al COVID-19, les presentamos las nuevas fechas por categoría, con los horarios incluidos.

Aquí puedes consultar, por categoría, la relación de cuotas de la mutualidad de nuestros futbolistas para la campaña venidera:  

Cuídate y protege con los colores de nuestro equipo. Consigue tu mascarilla personalizada en la sede del club.  

Se abre el plazo de inscripción

El Club Deportivo Lomo Blanco desea enviar su más sentido pésame a Juan Carlos (entrenador del veterano) y Ernesto Navarro (jugador del veterano) por el fallecimiento de su padre Juan Ramón Navarro Suárez, así como a sus familiares y allegados. Descanse en paz.

Entrevista al entrenador del Alevín Preferente, Echedey Hernández. P: ¿qué tal estás y cómo llevas la cuarentena? R: Bueno a nadie le gusta estar en este "macro secuestro" (en el buen sentido del humor), pero lo llevo bien, tengo ganas de volver a entrenar y divertirme con los niños y nuestra gente la del Lomo cada fin de semana.   P: ¿Cuántos años llevas en el Lomo? R: Siendo sincero muy poco, empecé en prebenjamin con 6 años y luego volví en juvenil de 2 años estuve la pretemporada y cuando comenzó la temporada estuve 4 semanas si no me equivoco y me fui. Pero volví mi último año de juvenil, un año que ilusiono mucho porque terminé el futbol base donde empece. El año pasado pues tuve la suerte de que me dieran la oportunidad para comenzar como 2 entrenador, llevo dos años con esta temporada.   P: ¿Cómo eres como entrenador? R: lo que hago bien es que intento hacer equipo, meter intensidad en los entrenamientos, valores y respeto a los rivales, además,ser cercano al jugador y transmitirle confianza porque cuando era jugador que un entrenador me diera toda su confianza era de mucho valor. Por otro lado,se me da mal controlar mis nervios porque vivo mucho el fútbol me pasaba cuando jugaba.   P: ¿Qué objetivos tienes para la siguiente campaña?   R: No tengo nada claro a día de hoy, si es verdad que me gustaría sacarme los títulos pronto, seguire con mi compañero Juanky para madurar más como entrenador y seguir mejorando. P: ¿Qué opinas del club y de su gente?   R: El Lomo Blanco desde que lo conozco ha sido un club familiar, las personas que forman todo esto son simpáticos, agradables entre otras, siempre estan para ayudarte, son agradecidos, nos llevamos bien con la gente y la verdad que sentirse asi en casa es de mucho agradecer. Doy las gracias por ello. P: ¿Qué opinas de esta temporada?   R: Una temporada difícil respecto a resultados debido a la exigencia que te da la categoría, pero mirando en la progresión de los niños la considero buena, habian jugadores que les daba miedo tener el balón en los pies y tomar decisiones, tácticamente muchos jugadores han aprendido a colocarse, saber leer los partidos, obviamente nos quedaba muchas cosas por corregir, pero dentro de lo malo hay que buscar las cosas buenas y mientras los niños aprendan bien le doy poca importancia a los resultados. Es verdad que me gusta ganar como a todo el mundo pero aprender es mas importante.   P: ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes en nuestro club?   R: Son muchos, en prebenjamines con todos mis amigos, en juveniles el partido contra el claret en casa de ellos que hicimos un partido tremendo, como entrenador la temporada pasada especialmente contra el arucas perdiendo 1-4 y empatarle el partido, además de este año contra el Alcotán, perdiendo 3-1 fuera de casa y empatar en el último minuto fue bonito. 

P: Hola Jorge, ¿cómo llevas el confinamiento? R: Con ganas de ir volviendo a la normalidad como todo el mundo, pero entre las obligaciones y las alternativas de ocio que nos hemos ido buscando, se va pasando un poco mejor este mal trago. P: ¿En qué clubes has estado? R: Estuve doce años en el Alcaraván (los once primeros jugando en todas las categorías y el último entrenando al cadete). Luego estuve cuatro temporadas algo alejado del fútbol, en algunas de las cuales eché una mano como delegado en el Guanarteme cuando hacía falta. Y ya en 2013 llegué al CD Lomo Blanco. P: ¿Cuál era tu posición en tu etapa como jugador? R: Mis tres primeros años jugué de delantero centro. Se veía que aquello no era lo mío, así que en alevín de segundo año me retrasaron a la posición de lateral derecho, y ahí jugué hasta que colgué las botas. P: ¿Por qué viniste al Lomo Blanco? R: Después de cuatro años, me entró el “mono”. Paquito y Elvis Caballero, amigos míos y de la familia, iban a entrenar esa temporada al Benjamín A y me comentaron que tanto uno como otro iban a tener que fallar a entrenamientos y partidos, por lo que una ayuda extra les iba a venir bien. Así que así fue como llegué a este club. Estuve dos años en la base con ellos, hasta que se creó el equipo regional y, tras convencer a mi padre (Paco) para que volviera a entrenar, pasé a echarle una mano allí. P: ¿Cuál es tu mejor recuerdo en este club? R: En estos siete años hay muchos buenos recuerdos, pero voy a destacar tres: El primero, fue el último día de mi primera temporada en el club. Los niños del Benjamín A se enfrentaban al Huracán y, si ganaban, obtendrían un premio a la gran temporada que habían hecho (ascenso a Preferente). Pues justo ese día me pusieron un examen y me tuve que perder el partido. Cuando salí del examen, tenía un vídeo de Elvis en WhatsApp: era todo el equipo en el vestuario recitando al mismo tiempo una frase que decía "Hola, Jorge. Lo hemos intentado, pero no ha podido ser. Gracias por habernos dedicado tu tiempo...", para, de repente, ponerse todos a saltar y cantar por sorpresa “¡A Preferente!”. Es de las cosas más emotivas que me han pasado en este deporte. El segundo es haber podido compartir banquillo, durante una temporada y media, con la persona que más admiro: mi padre. Además, fue en el arranque del equipo regional tras dieciocho temporadas de ausencia, y se logró el ascenso a Primera en el primer intento, así que ni en mis sueños habría podido salir mejor la experiencia. El tercero y último, el partido de esa misma temporada contra el Montaña Alta. Íbamos perdiendo 1-3 faltando diez minutos, y acabamos ganando 4-3. Ese orgullo, esa fe y esa voluntad para no bajar los brazos no los tiene cualquier equipo, y, a lo largo de estas temporadas, nos han dado muchos puntos que por momentos llegaron a parecer imposibles. Aquella fue la primera remontada épica, luego llegaron muchas otras. La última, la de este año en La Atalaya. P: ¿Cuál es tu labor en el club? R: Ha cambiado con los años. Como dije antes, empecé echando una mano en la base y luego pasé al regional desde que Pedro Placeres sacó adelante el proyecto. Un año y medio después, me tuve que marchar a trabajar a Mauritania, pero no dejé nunca de llevar la cuenta de Facebook del equipo. Esta temporada me puse el objetivo de dar un salto cualitativo en las redes sociales, y creo que se ha cumplido: creación de la cuenta de Twitter, presentación de todos los jugadores, incorporación de contenidos del regional a las cuentas generales del club en redes, en coordinación con Álvaro Saavedra, jugador del equipo juvenil, etcétera. Grabamos casi todos nuestros partidos, de modo que sirviesen para corregir errores, para guardarlos de recuerdo y, en un caso puntual, para evitar una injusta sanción a un jugador. Grabé otros quince partidos de nuestra liga, con la idea de que nuestros entrenadores y jugadores conocieran de antemano un poco las fortalezas y debilidades de nuestros rivales. Es imposible conocer cuánto beneficio sacó el equipo exactamente de todo ello, pero entre que me encanta ver fútbol y que más de un gol pudimos marcar por conocer la forma de jugar del equipo contrario, me doy por satisfecho. Y ya por último, hubo varias ocasiones en las que, por ausencia de Víctor o de Pedro, tuve que hacer la función de delegado. Aunque a los compañeros sólo les vea la cara una vez por semana (el día de partido), le echo bastantes horas a esto. Si no me creen, pregúntenle a mi mujer (risas). Me considero un hombre de club y estoy a disposición de Pedro y del equipo para lo que haga falta. Si un día Angelote me pide que me ponga a regar el campo, lo haré encantado (risas). P: ¿Cómo valoras la trayectoria del equipo regional en esta segunda etapa? R: Mi valoración es muy positiva, de notable alto. En 2015, Pedro sacó el regional e hicimos un equipo de cero. Nos tocó competir en la Segunda Regional del Tamaraceite de Héctor Ramírez, del Unión Viera B (que para los partidos complicados solía bajar a los jugadores del Tercera que tenían ficha del B) y de algunos equipos que llevaban años intentando el ascenso, como el Cardones, el Sardina o el Muelle Grande. Ahí estábamos los “tapados” del Lomo Blanco. Una plantilla con 20 jugadores criados en este barrio que no habían jugado nunca en categoría regional (y cuya mayor parte llevaba años sin jugar). Pero a ilusión no les ganaba nadie. Y se ascendió. Creo que nunca se ha valorado lo suficiente el mérito impresionante de lo que se logró aquel primer año. Tras ese ascenso, nos hemos ganado el respeto en la categoría. Ya son cuatro temporadas en Primera Regional, y siempre hemos estado mirando hacia arriba, salvo la temporada 18/19. Pero creo que incluso esa temporada, en la que sufrimos para no bajar, sirvió de aprendizaje. Me alegra leer a jugadores como Airam, David o Darío que su mejor recuerdo es la salvación del año pasado. La permanencia es un logro que este año se garantizó desde enero y apenas se celebró. Esto demuestra que en el fútbol todo tiene sus momentos, y si ellos valoran tanto lo conseguido el año pasado es porque saben perfectamente lo que se sufrió y lo que costó enderezar la nave. La trayectoria del regional en sus cinco primeros años ha sido para enmarcar, y eso tiene muchos artífices, pero uno por encima de todos: Pedro Placeres. El fútbol modesto es mejor con personas como él. Sin su dedicación y su amor por estos colores, nada de esto habría sido posible. Y por supuesto, fundamental también la ayuda de Mapi. P: ¿Qué crees que le depara al regional en el futuro? R: Tengo una espinita clavada, y es que, los dos años que hemos tenido plantillas más potentes (16/17, la primera tras el ascenso, y esta 19/20), una plaga de bajas por distintos motivos (lesiones, enfermedades, incompatibilidad laboral, viajes) han sepultado nuestras opciones de hacer algo grande. Esta última temporada, un jugador sufrió un problema de riñón que le impidió estar al 100% hasta enero. Otros dos sufrieron lesiones musculares que les tuvieron apartados dos meses. Otro se partió un dedo de la mano por una tontería con un balón. Y lo más doloroso de todo: las lesiones de Chanín (máximo goleador hasta aquella fecha) y de Angello (nuestro central más veterano), ambas con obligación de pasar por quirófano… Si le sumamos que hay varios jugadores que por temas laborales o por viajes se han perdido bastantes partidos, o que otros hombres que podrían ser importantes ficharon con la liga bastante avanzada, creo que es comprensible que no hayamos estado más arriba. Y pese a todas estas adversidades, ahí estuvimos. Quintos clasificados. Cuatro derrotas en toda la temporada (en tres de las cuales se pudo haber ganado perfectamente). De los últimos diez partidos, no perdimos ni uno solo. Salvo el partido de la jornada 2 en Las Coloradas, en el que “no nos presentamos a jugar” por decirlo de alguna manera, competimos en todos los partidos y le jugamos de tú a tú a todos los rivales. Y si hemos estado ahí pese a todos los obstáculos, es porque el grupo que se ha formado, tanto a nivel deportivo como, sobre todo, a nivel humano, es de un nivel altísimo. Ya lo han dicho muchos jugadores: más que un equipo de fútbol, es una familia. Encima hay dos entrenadores que, en mi opinión, hacen muy buena pareja (Paco y Víctor), porque se complementan bien en distintos aspectos, y una persona como Pedro Placeres que se desvive por su equipo. Por eso, si hablamos de futuro, yo “sólo” pido tres cosas: Que este mismo bloque se mantenga. Es un equipo joven con un pequeño núcleo de jugadores que aportan experiencia, así que creo que un añito más les hará más bien que mal. Que, sin perder nunca esa humildad, se lo crean. Que se crean de verdad que son buenos, porque lo son. Y lo más importante: que las lesiones y enfermedades nos respeten mucho más. Lo que vivimos este año no es ni medio normal. Si se cumplen, estoy seguro de que, pronto, el Lomo Blanco va a dar mucho que hablar en el fútbol regional de la isla.  

P: Hola Pedro, ¿cómo llevas el confinamiento? R: Yo lo llevo bien porque no he dejado de trabajar. Ahora hay más tiempo para la familia, pero echando de menos el “FÚTBOL” sin lugar a dudas. P: ¿En qué clubes estuviste en tu etapa como jugador? R: Como el 80% de los jugadores que han hablado, me inicié en el CD Lomo Blanco, de ahí me fui a San José al Unión Peña, y allí terminé hasta juvenil. Mi primer año como regional jugué en el Maspalomas Atlético, haciendo algo que seguro que ninguno de los que hay hoy en la plantilla hubiera hecho: ir a entrenar trasladándome en “SALCAI” ida y vuelta. El siguiente equipo fue el U. Celimar, luego recalé en el Avideco (hoy en día llamado “VALLINÁMAR”). Ya con muchos años encima me llamaron desde el “ANGOSTURA” (hoy día Villa de Santa Brígida). En dicho equipo logré un ascenso a Tercera muy bonito por la manera en la que lo conseguimos: fue una promoción donde perdimos en casa 0-2. En la vuelta no daban un duro por nosotros y conseguimos el ansiado ascenso ganando 0-3. Jugué la siguiente temporada en Tercera División. Me marché al Carrizal, y en esa temporada conseguí otro ascenso a Tercera. Este fue diferente: fue como campeón y en la última jornada, ganando 0-2 en Arguineguín. En el Carrizal jugué otra temporada en Tercera, y allí me di cuenta que ya era tiempo para la familia. Ya disfrutando de la familia, tocaron a mi puerta por si quería volver a jugar, tanto anduvieron que me convencieron y jugué media temporada en el Unión Marina en Preferente. Según terminé ahí, colgué las botas en lo que se refiere al fútbol federado. Como todos saben, sigo jugando al fútbol, porque es mi verdadera pasión en mi otra familia, la del “Veterano Lomo Blanco”, donde he vuelto a disfrutar del verdadero fútbol con grandes profesionales y amigos. P: ¿De qué jugabas? R:  Federado he jugado siempre de mediocampo hacia arriba, pero siempre como mediapunta o delantero, excepto en mi primer año como regional, en el que Benito Morales me puso de central (un invento del entrenador como dice “Airam”). Ahora mismo en el veterano juego de lo que me ponga el “míster”, que es más en la banqueta (risas), pero como todos saben, juego hasta de portero si hace falta. P: ¿Cómo se gestó la idea de crear un regional? ¿Fue sencillo o tuviste muchas dificultades? R: En primer lugar, tengo que decir que intenté hacer un “Femenino”, pero me pusieron muchas piedras en el camino. Lo del Regional surgió porque siempre ha estado en mi cabeza, aunque todos decían que estaba loco. Una de mis ideas era que mi hijo “Kevin” retomara el fútbol, lo conseguí: jugó la primera temporada, la del ascenso a Primera Regional. Otro de los motivos, sin duda, ha sido el apoyo incondicional de mi “MUJER” (“La Presidenta” como le dicen los jugadores). Sin el apoyo de ella no hubiera sido posible. A partir de ese momento en el que tenía el apoyo de esa persona (que sigue al pie del cañón en la andadura de esta locura) pude empezar esta aventura, de la que no me arrepiento. En primer lugar me dirijo al club para ver cómo me podía facilitar dicha documentación, y lo principal: aclararme el tema económico, que iba a ser lo más complicado. Yo sabía que desde el club no iba a tener apoyo económico, pero sí tengo que decir que en lo administrativo y en todo lo que han podido me han ayudado, entre esas cosas lo del lavado del equipaje y toda la gestión respecto a la Federación. Empezamos por una de las cosas más difíciles: buscar entrenador, que viniera sin pedir nada económico. Una cosa complicada, pero nos cayó del cielo esa persona llamada “PACO ROMÁN” que hoy día lleva el Regional (con un intervalo de ausencia de dos o tres meses por causa personal). Ha sido uno de los principales artificies de este regional, que incluso en vez de recibir nos ha ayudado a crecer como equipo y como personas. En estos últimos años, también he tenido el apoyo de “VICTOR HOYOS”, ayudando en labores al primer entrenador y como segundo. Tampoco olvidarme de “JORGE ROMÁN”, que empezó en nuestro inicio como delegado, dejándolo por causas laborales, y este año lo retomó con unas ganas enormes, haciendo una labor impresionante como la de grabar nuestros partidos (tanto en casa como fuera), e incluso partidos de nuestra misma categoría. No quiero olvidarme de decir que esto no hubiera sido posible sin las ayudas de nuestros “SPONSORS” y algunas personas anónimas, entre ellas los socios, que han sido durante estos años una ayuda más. También quiero destacar a todos los jugadores que han pasado por estos años en el Regional porque se han costeado su propia ficha, y eso es de valorar. Y para terminar, agradecer al “BARRIO FUTBOLERO LOMO BLANCO” por su colaboración durante estos años. P: ¿Cuál es tu mejor recuerdo en el club? R: Tengo muchos recuerdos en estos pocos años, pero lo más a destacar es la gran familia que se ha formado en el Regional. Me quedo con el ascenso del primer año, y yendo más a lo actual, todos opinan del partido contra el Atalaya, pero yo me quedo con la gran victoria futbolística y de resultado que logramos en Los Olivos contra el Villa. P: ¿Cómo valoras la trayectoria del equipo regional en esta segunda etapa tras su refundación? R: Esta segunda etapa está siendo muy positiva, lo puedo decir en voz alta. Voy a todos los entrenamientos y partidos, y para mí ver el campo con 18-20 jugadores es todo un orgullo. La pena es que acabe la temporada de esta forma, estando en una buena posición, con muy buenos resultados y con opciones de haber alcanzando el objetivo: meternos en la promoción de ascenso. P: ¿Qué crees que le depara al regional en el futuro más cercano? R: El futuro más cercano, por las circunstancias, es ya pensar en la siguiente temporada, seguir con la misma dinámica y por supuesto con el objetivo de ascender con esta gran familia. Esa es mi gran ilusión: tener al Lomo Blanco donde corresponde por ser uno de los club más antiguos de la isla, aunque alguno diría que estoy “loco” (risas).