OK

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que usted tenga la mejor experiencia usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra Política de cookies

Cabecera Atco. Chenet

Comunicados Oficiales

  CLUB ATLÉTICO CHENET REGLAMENTO DE RÉGIMEN INTERNO DEPORTIVO PREÁMBULO       El Club Atlético Chenet es un Club de Fútbol cuya finalidad es la de proporcionar a niños y jóvenes residentes en el sur de Tenerife, una formación deportiva diferenciada y de calidad, basada en unos valores educativos y sociales adecuados, poniendo a su disposición las Instalaciones, Medios Técnicos y Recursos Humanos necesarios.      El Club Atlético Chenet pertenece a sus socios, que tendrán el derecho y el deber de gestionarlo de acuerdo a La Ley Nacional del Deporte, a este Reglamento Interno y con base y respeto a los estatutos del Club aprobados en Asamblea General.       La Directiva, los Socios, los Padres y Tutores, el Cuerpo Técnico y demás funcionarios y colaboradores del Club Atlético Chenet reconocen la importancia y la necesidad de que los jugadores desarrollen sus actividades en un entorno libre de interferencias externas,  dirigidos y acompañados únicamente por los Técnicos y profesionales del Club.      Para ello se hace necesario dotarse de un sistema, que ayude a todas las partes implicadas a respetar la labor de cada uno, dentro de esta misión educativa y formativa. “Mens sana in corpore sano”       Mente Sana en Cuerpo Sano. Esta frase, incluida en el Escudo Oficial del Club Atlético Chenet, es una declaración de principios y la base de sustentación del Proyecto Deportivo y Educativo del Club. Deportividad, responsabilidad, juego limpio, respeto por las normas, respeto a los compañeros, adversarios y educadores,  el orden, el compañerismo, el esfuerzo, las ganas de superación personal y el trabajo en equipo, así como la utilización de un vocabulario adecuado son algunos de los principios básicos que este reglamento, con la colaboración de todos los estamentos del Club, tratará de preservar.    TÍTULO I - DISPOSICIONES GENERALES Artículo 1.- El presente Reglamento tiene por objeto regular las funciones y deberes del personal deportivo como de los Socios, Directivos y resto de personas relacionadas con el Club Atlético Chenet, en orden a conseguir que las actividades deportivas que organiza y/o en queparticipa, se desarrollen de acuerdo con la integridad y deportividad que el club salvaguarda desde su fundación. Artículo 2.- Quedan sometidas a las disposiciones del presente Reglamento: Directivos del Club. Delegados de equipo. Todo el personal Técnico del Club. Los jugadores inscritos en el Club desde la formalización de su inscripción hasta su baja. Los Socios, padres/madres o tutores de los jugadores, desde el momento de la inscripción del jugador hasta su baja en el Club, en aquellos aspectos que les sea aplicables. Todas aquellas personas o entidades que por cualquier motivo formen parte o representen al Club. Artículo 3.-Todas las personas enumeradas en el artículo anterior están obligadas a conocer el presente Reglamento. La ignorancia de la normativa del presente Reglamento no exime de su cumplimiento. Artículo 4.- Como el personal del Club, representa al mismo, en todas las actividades en las que éste participe, deben mantener; en todo momento, un comportamiento correcto y ejemplar,de acuerdo a las normas básicas de civismo y de respecto.   TÍTULO II – FUNCIONES CAPÍTULO 1.- DIRECTIVOS Artículo 5.- Sin perjuiciode otras que se pudieran desempeñar, son funciones de los miembros de la Directiva: Las estipuladas en los Estatutos del Club y las que el Sr. Presidente les asigne. Colaborar en todas aquellas funciones, dentro del club, que pudiera necesitar el Presidente. Conocer y velar por el correcto cumplimiento del presente Reglamento. Formar parte de las comisiones que la Junta Directiva considere oportunas. Abstenerse de utilizar el nombre del Club, ni otorgarse representación en nombre del mismo, sin permiso directo de la Junta Directiva. Cumplir, en su caso y con mayor rigor si cabe, las mismas normas de respeto; recogidas en el artículo 21, referidas a los socios, familiares, amigos e invitados.   CAPÍTULO 2.- DELEGADOS DE EQUIPO. Artículo 6.- Sin perjuicio de otras que se pudieran desempeñar, son funciones del Delegado de equipo: Representar al equipo en los partidos que dispute, siendo el enlace entre el entrenador, el club contrario y el árbitro. Colaborar en todas aquellas funciones, dentro del equipo, que pudiera necesitar el entrenador. Conocer y velar por el correcto cumplimiento del presente Reglamento. Informar de aquellos actos que afecten o puedan  afectar a la buena marcha deportiva del equipo o al incumplimiento del presente Reglamento. Formar parte de las comisiones que la Junta Directiva consideren oportunas. Cumplir, en su caso, las mismas normas de respeto; recogidas en el artículo 21, referidas a los socios, familiares, amigos e invitados. Abstenerse de utilizar el nombre del Club, ni otorgarse representación en nombre del mismo, sin permiso directo de la Junta Directiva.   CAPÍTULO 3.- TÉCNICOS. Artículo 7.- Sin perjuicio de otras que se pudieran desempeñar, son funciones de los técnicos: Realizar la planificación deportiva de la temporada, dirigir los entrenamientos y los partidos de su equipo, siguiendo las pautas marcadas por la Comisión Técnica. (Secretario Técnico más Director Deportivo). Desempeñar con competencia, escrupulosidad y puntualidad las actividades encomendadas. Conocer y velar por el correcto cumplimiento del presente Reglamento. Mantener la disciplina del equipo, aplicando el régimen disciplinario del Club en el ámbito de su competencia. Cumplir con los horarios de entrenamiento existentes. Cuidar y responder del material utilizado para los entrenamientos y partidos de su equipo. Cuidar de que su equipo emplee de forma adecuada las instalaciones deportivas que utiliza. Custodiar las fichas de su equipo. Colaborar, dentro de sus funciones, con la Comisión Técnica en aquello que ésta estime oportuno. Formar parte de las comisiones que la Junta Directiva estime convenientes.  Abstenerse de utilizar el nombre del Club, ni otorgarse representación en nombre del mismo, sin permiso directo de la Junta Directiva.  Mantener personal y deportivamente una conducta digna y respetuosa con los distintos estamentos y miembros del Club. Bajo ningún pretexto y de ninguna manera, proferir, provocar ni responder a acciones violentas o conductas antideportivas de aficionados o jugadores de los equipos contrarios. Ser conocedores de la Reglamentación Federativa aplicable a las competiciones y torneos  en que participen sus equipos y actualizados sobre las modificaciones que se produzcan.    CAPÍTULO 4.- JUGADORES Artículo 8.- Sin perjuicio de otras que se pudieran indicar, son obligaciones de los jugadores en todas las actividades en las que represente al Club: Mantener una actitud de  respeto y disciplina hacia las actividades, decisiones y consignas propuestas por sus entrenadores, esforzándose y obligándose a aprender y mejorar en todos los aspectos. Mantener una actitud de colaboración, apoyo y ayuda  hacia sus compañeros, tanto en el interior del terreno como desde el banquillo. Justificar, comunicándolo a su entrenador con la debida antelación, las ausencias a entrenamientos y partidos, en aquellos casos en los que no pueda acudir. Abstenerse de protestar ni realizar gestos o manifestaciones despectivas hacia el árbitro del partido. Bajo ningún pretexto y de ninguna manera proferir, provocar ni responder a acciones violentas, comentarios despectivos, insultos, amenazas, o cualquier otro tipo de provocación o conducta antideportiva de seguidores o jugadores de los equipos contrarios; o aficionados en general. Abstenerse de  utilizar un vocabulario soez o malsonante. Acatar con respeto las sanciones disciplinarias a las que pudiera ser sometido. Durante los entrenamientos y partidos se abstendrá de hacer caso a las indicaciones que desde la banda le hagan amigos, familiares o conocidos, este hecho, en el transcurso de un partido implicará la sustitución inmediata. Mantener unas normas de higiene, salud y presentación, dentro de las instalaciones deportivas, o durante cualquier actividad en representación del club.No portará relojes, anillos, aretes, piercings, medallas ni ningún otro objeto que pueda dañar al resto de  personas o a si mismo. Mostrar las notas escolares a su entrenador antes de pasados 15 días desde que las ha recibido. Cumplir en todo momento con las normas de este Reglamento. TÍTULO III - INSTALACIONES Y MATERIAL Artículo 9- Los jugadores solamente tienen autorizada su estancia en los vestuarios y en las instalaciones del Club durante los horarios establecidos para la realización de su actividad. Artículo 10.- En las instalaciones deportivas que utilice un equipo del Club, bien sean propias o las que se usen como visitantes, queda prohibido comportarse de forma inadecuada con acciones que no son las apropiadas para el uso de esa instalación. Artículo 11.- Las instalaciones deben mantenerse limpias y cada equipo se responsabilizará de que todos los elementos de las mismas, como duchas, bancos, perchas, puertas de acceso, etc., queden en perfectas condiciones para su posterior utilización.   Artículo 12.- En los entrenamientos los jugadores deben vestir el equipamiento requerido por los entrenadores del equipo. El equipamiento entregado por el Club a cada jugador es responsabilidad exclusiva del jugador. El jugador que lo pierda, o deteriore de tal forma, que a criterio del entrenador sea inutilizable, deberá abonar uno nuevo. Artículo 13.- En los partidos de competición los jugadores deberán utilizar la equipación oficial del Club.A las convocatorias de partidos y/o entrenamientos, los jugadores irán vestidos con la equipación oficial del club según sea el caso. En ningún otro caso, podrá ser utilizada cualquier prenda de dicha equipación oficial del Club.  Artículo 14.- Todos los desperfectos causados en las instalaciones o en el material entregado a un jugador, debido a una utilización negligente, irán a cargo del causante. Artículo 15.- Cada equipo debe dejar el material utilizado en entrenamientos y partidos en el lugar destinado al mismo y en las condiciones optimas para su posterior utilización.   TÍTULO IV - CONVOCATORIAS Y DESPLAZAMIENTOS Artículo 16- Para los partidos de competición, los jugadores deberán estar en las instalaciones a la hora de convocatoria que le comunique su entrenador. Así mismo, deberán atender el horario de convocatoria para entrenamientos y actos de formación específica. Artículo 17.- Cualquier jugador inscrito para la temporada futbolística correspondiente, pertenece a la disciplina deportiva del Club Atlético Chenet, y por tanto estará dispuesto a pasar a formar parte de cualquier equipo del Club, transitoriamente o de forma definitiva, si la Comisión Técnica lo considera necesario. Igualmente debe estar dispuesto a jugar todos los partidos para los que sea convocado, respetando siempre los periodos de descanso que estipula la Reglamentación de la Federación Tinerfeña de Fútbol. Artículo 18.- Todos los jugadores y miembros del Club realizarán por sus propios medios los desplazamientos correspondientes a las diferentes convocatorias de entrenamientos y/o partidos que se realicen durante la temporada futbolística. Cuando se realizara un desplazamiento oficial y conjunto del equipo, los jugadores realizarán el viaje con la expedición oficial del equipo, tanto la ida como la vuelta.   Artículo 19.- No se aplazará la partida de la expedición oficial del equipo por el retraso de un jugador. Artículo 20.- Sólo podrán viajar con la expedición oficial, los jugadores, entrenadores y delegados de los equipos, además de directivos o aquellas personas que disponga La Junta Directiva. TÍTULO V – SOCIOS, FAMILIARES, AMIGOS E INVITADOS Artículo 21.- A todos los efectos los socios, delegados, entrenadores y jugadores deberán cumplir el presente artículo, además de  velar escrupulosamente por que hagan lo mismo, sus familiares, amigos o invitados. Se deberá en todo momento: Mostrar respeto al cumplimiento de las normas y reglamento de la competición. Mostrar respeto a los delegados y entrenadores del Club en entrenamientos y partidos, absteniéndose en todo momento de aconsejar o recomendar, tanto a los jugadores como a los entrenadores, acciones que sean competencia exclusiva del entrenador. Mostar respeto a las decisiones arbítrales y jugadores del equipo contrario en los partidos. Mostar respeto a la imagen del Club. Abstenerse de protestar ni realizar gestos o manifestaciones despectivas hacia el árbitro del partido. Bajo ningún pretexto y de ninguna manera, proferir, provocar ni responder a comentarios despectivos, insultos, amenazas, o cualquier otro tipo de provocación o conducta antideportiva de seguidores o jugadores de los equipos contrarios; o aficionados en general. Abstenerse de  utilizar un vocabulario soez o malsonante.   Artículo 22.- El incumplimiento por parte de los socios, delegados, entrenadores y jugadores de cualquiera de las obligaciones recogidas en el presente Reglamento facultará al Club para imponer a la persona directamente responsable, las pertinentes sanciones, pudiendo incluso, y en casos de reiteración o extrema gravedad, apartarle del equipo o expulsarle del Club, según sea el caso.   TÍTULO VI - RÉGIMEN DISCIPLINARIO Artículo 23.- El incumplimiento del articulado del presente Reglamento motivará la apertura, por parte de la Junta Directiva del Club, de una investigación de los hechos y de la calificación de la gravedad de los mismos, previo cumplimiento del trámite de audiencia al afectado. Artículo 24.- Dicha investigación será llevada a cabo por la Comisión de Disciplina, creada a tal efecto. Si de la citada investigación se deduce la responsabilidad de algún miembro del estamento deportivo del Club, se establecerá la sanción que aquella considere conveniente, comunicándosela a la persona afectada. Artículo 25.- Sin perjuicio de acciones posteriores, los entrenadores podrán adoptar las medidas inmediatas que consideren pertinentes para mantener el orden y disciplina dentro de su equipo, por las acciones cometidas por sus jugadores, comunicándolas con posterioridad a la Junta Directiva, por medio de la Comisión Técnica.  Artículo 26.- Las infracciones que pueden cometer los miembros del estamento deportivo del Club y sus correspondientes sanciones se podrán calificar como: Leves, que serán resueltas por La Comisión de Disciplina, si bien igualmente podrán ser resueltas por un miembro del Equipo Técnico de forma inmediata, cuando se trate de una falta cometida por un  jugador en el transcurso de un entrenamiento o partido. Graves, que serán resueltas por La Comisión de Disciplina y podrán implicar para el jugador la no convocatoria para entrenamientos y/o para partidos. Para los miembrosdel Cuerpo Técnico o cualquier otro colaborador del Atlético Chenet, podrá implicar su separación temporal de la disciplina del club. Muy graves, que asimismo serán resueltas por La Comisión de Disciplina en el plazo de siete días y podrán implicar: Para el jugador: Ser apartado de la disciplina del  equipo, pudiendo en casos de extrema gravedad decretarse su expulsión del Club. Para el socio: la pérdida de condición de Socio del Club; lo que a su vez conllevaría la expulsión del jugador, en calidad de Socio Familiar del infrator,  en los casos que proceda. Para los miembros del Cuerpo Técnico o cualquier otro colaborador, la rescisión de su contrato o relación con el club Atlético Chenet. Artículo 27.- Sin perjuicio de otras que se deriven del incumplimiento de la normativa del presente Reglamento, son faltas leves: Las faltas injustificadas de puntualidad. Las faltas injustificadas de asistencia o justificada pero no comunicada con suficiente antelación, a entrenamientos. La actitud pasiva en entrenamientos y partidos.   La falta de respeto a sus compañeros o a jugadores de otros equipos que se produzcan en entrenamientos, partidos, desplazamientos o dentro de las instalaciones deportivas y durante cualquier actividad en representación del club. Los actos de indisciplina, injuria u ofensa no graves que se produzcan en entrenamientos, partidos, desplazamientos o dentro de las instalaciones deportivas y durante cualquier actividad en representación del club.. Cualquier acto injustificado que altere levemente el normal desarrollo de las actividades del Club. Artículo 28.- Sin perjuicio de otras que se deriven del incumplimiento de la normativa del presente Reglamento, son faltas graves: Las faltas injustificadas reiteradas de asistencia a entrenamientos. Las faltas injustificadas de asistencia o justificada pero no comunicada con suficiente antelación a partidos. La reiterada y continua falta de respeto hacia compañeros u otros jugadores, así como cualquier comportamiento incorrecto y falto de respeto de carácter grave que se lleve a cabo en entrenamientos, partidos, desplazamientos o dentro de las instalaciones deportivas y durante cualquier actividad en representación del club. La falta de respeto a su entrenador, miembro del equipo técnico, socio, directivo, etc. que se produzca en entrenamientos, partidos, desplazamientos o dentro de las instalaciones deportivas y durante cualquier actividad en representación del club. Los actos de indisciplina, injuria u ofensa grave a los miembros del Club y otros en deterioro de la imagen del Club. Los actos injustificados que alteren gravemente el normal desarrollo de las actividades del Club, entre ellos, todo lo referido en el Artículo 21 del presente Reglamento. El no entregar las notas escolares del jugador a su entrenador en el plazo indicado. La reiterada y sistemática comisión de faltas leves en una misma temporada deportiva. El no estar al corriente, de una cuota de abono establecida. Este hecho, por si mismo y al margen  de la sanción que imponga el Comité de Disciplina; conllevará la no convocatoria del jugador para los partidos hasta que se regularice la situación. Artículo 29.- Sin perjuicio de otras que se deriven del incumplimiento de la normativa del presente Reglamento, son faltas muy graves: Las faltas injustificadas reiteradas de asistencia a partidos. Los actos de indisciplina, injuria u ofensa muy graves contra los miembros del Club u otros en deterioro de la imagen del Club. La reiterada y continua falta de respeto a su entrenador, miembro del equipo técnico, socio, directivo, etc. que se produzca en entrenamientos, partidos, desplazamientos o dentro de las instalaciones deportivas y durante cualquier actividad en representación del club. La agresión física a miembros del Club o de otros clubes, así como a los árbitros, espectadores, etc. El no estar al corriente, de dos cuotas de abono establecidas, así como, el reiterado incumplimiento de abono de las mismas. Estos hechos, por si mismos y al margen  de la sanción que imponga el Comité de Disciplina; conllevará que el jugador no pueda entrenar hasta que se regularice la situación. La comisión de tres faltas graves durante una misma temporada deportiva.  Artículo 30.- La Comisiónde Disciplina estará constituida por:                                                                  Con voz y voto:   El  miembro de la directiva de mayor edad en calidad de Instructor.   El miembro de la directiva de menor edad en calidad de Secretario.  Un miembro de la directiva, designado por el Sr. Presidente en cada ocasión, en representación del afectado. Con voz pero sin voto:  El Secretario Técnico, en defensa de los intereses deportivos del club.  El Vocal de Reglamentos, en defensa de la aplicación correcta de los mismos. Artículo 31.- En los casos en que se trate de una falta muy grave o que la consecuencia de la comisión de la citada falta pueda implicar la expulsión del jugador del club, o bien, que quien haya incurrido en la misma sea un miembro de la Directiva, Cuerpo Técnico o Delegado de Equipo, se incorporará de forma inmediata a la Comisión de Disciplina; con voz y voto, El Sr. Presidente y El Vice-Presidente que éste designe. Artículo 32.- Si la falta fuera cometida por una de las personas que habitualmente componen la Comisión de Disciplina, ésta será sustituida por quien designe el Sr. Presidente. TÍTULO VI - RÉGIMEN SANCIONADOR Artículo 33.- Este Régimen Disciplinario contiene las faltas que pueden cometer todas aquellas personas que de una forma u otra mantienen relación con el Club Atlético Chenet, sin embargo no deja de ser obvio que mayoritariamente sus sanciones recaerán sobre el jugador, incluso en aquellas ocasiones en que sea como consecuencia de una acción realizada por su Padre/Madre o Tutor. Artículo 34.- Las Sanciones que corresponden a las faltas en función de su graduación son: Leves; conllevará el apercibimiento al infractor y la no convocatoria del jugador para participar en hasta tres entrenamientos y/o hasta un partido. Graves; conllevará el apercibimiento al infractor y la no convocatoria del jugador a una cantidad de entre dos y cuatro partidos. Asimismo se podrá imponer también, el mismo tiempo de suspensión de asistencia a los entrenamientos. Esta misma pena será de aplicación a los miembros del Equipo Técnico.    Muy Graves; implicará: Para el jugador, desde  ser apartado de la disciplina del  equipo durante un mínimo de cinco partidos, hasta su expulsión del Club. Para el socio, la pérdida de condición de Socio del Club; lo que a su vez conllevaría la expulsión del jugador, en calidad de Socio Familiar, en los casos que proceda. Para los miembros del Cuerpo Técnico o cualquier otro colaborador, la rescisión de su contrato o relación con el club Atlético Chenet.    DISPOSICIONES FINALES Primera.- Se entenderá, por no estar al corriente en la cuota de abono, cuando ésta no se haya hecho efectiva (ya sea por medio de abono, ingreso, transferencia, o domiciliación  en la cuenta del Club) pasado el día quince del mes en curso. Segunda.- Cualquier Socio, Miembro o Jugador del Club Atlético Chenet, reconocela existencia y pleno vigor del presente Reglamento de Régimen Interno Deportivo, y acepta y acata su articulado y condiciones estipuladas, expresamente a la fecha de la formalización de su inscripción como socio o miembro del Club Tercera.-. Se aplicará el presente Reglamento a todas las personas vinculadas al Club y reflejadas en el Artículo 2, pudiendo producirse una sanción a un jugador, sin que afecte necesariamente al Socio que lo ha inscrito, de la misma manera podrá imponerse una sanción a un Socio sin que afecte a ningún jugador; sin embargo, la pérdida de condición de Socio por parte de un padre/madre o tutor implicará inmediatamente la pérdida de la condición de Socio Familiar por parte del jugador, lo que conllevará la baja del jugador en  el Club. Cuarta.- Todos aquellos aspectos disciplinarios o casos que no vengan recogidos en el presente Reglamento, serán estudiados y analizados por la Junta Directiva, quien podrá delegar dicha función en la propia Comisión de Disciplina. Quinta.-El presente Reglamento de Régimen Interno Deportivo, entrará en vigor a partir del día siguiente a la fecha de su aprobación por parte de la Junta Directiva del Club.                                           En la Ilustrísima Villa de Adeje, a once de agosto de dos mil nueve.         

En este apartado se expondrá la importancia y trascendencia de una serie de principios enmarcados dentro del ámbito de la llamada Educación en Valores y que constituye la auténtica base sobre la que nuestro Programa Deportivo se ha venido construyendo. Si para formar personas que en un futuro no muy lejano se van a convertir en deportistas; primero practicándolo en nivel de deporte base y posteriormente como aficionado, semi-profesional o incluso profesional, se parte de que se desea que se incorporen al “mundo del deporte” de forma civilizada y solidaria, toda la enseñanza debe estar necesariamente impregnada de la Educación en Valores. En cada técnica de aprendizaje se ha tratado de inculcar estos Valores. En esta línea se ha de partir de un postulado fundamental, cual es la Formación y Educación en Valores preferentemente en edades tempranas, con el fin de formar personas capaces de desarrollarse en una sociedad civilizada y en consecuencia ser buenos deportistas y seres humanos.      Definición   Puede resultar complicado definir con claridad el significado del concepto o idea “La Educación en Valores”, de hecho, se han redactado múltiples artículos y se han escrito varios libros que versan sobre el tema o que tratan de describirlo, sin embargo la mejor y más eficaz manera de entenderlo puede que venga de la mano de una definición breve, simple y fácil de asimilar: “Valores son las reglas de conducta y actitudes según las cuales nos comportamos y que están de acuerdo con aquello que consideramos correcto”. En definitiva, y dicho de forma sencilla, la correcta formación de la personalidad del ser humano.   Educación en Valores   Se puede oír con cierta frecuencia a los mayores quejarse de que los jóvenes no tienen educación, que carecen de compromiso y de que no son solidarios. Se puede mantener distintas posturas al respecto, sin embargo, negar que esos mayores tienen parte de razón, es cerrar los ojos a la realidad, no obstante es innegable que la sociedad avanza y evoluciona producto de lo que se hace de ella y deberían ser siempre los primeros los que se ocupen de educar a los siguientes en llegar. Por ello, tal vez, el simple hecho de darles la razón a los mayores, implique el hacerles corresponsables de aquello de lo que se lamentan.   Valores en la Sociedad   Los Valores de los individuos son lo que conforman los Valores de la Sociedad y con ello el valor medible y tangible de la misma. Esa, precisamente es la riqueza de una Sociedad, el que disponga de seres humanos con una personalidad adecuada. Por ello, ya desde temprana edad se debe trabajar sobre la amistad, la solidaridad, la comprensión, la bondad, la amabilidad, la generosidad, la obediencia, el esfuerzo, la perseverancia,  la autoestima, el respeto, la tolerancia, y cualquier otro no nombrado de esa serie de Valores que inciden en la personalidad de cada ser humano y que finalmente conforman la persona.    Educación en Valores Deportivos   La Educación en Valores depende de todos y no sólo de los miembros de cualquier tipo de Programa de Educación, por ello la sociedad no debe perder de vista estos factores que serán determinantes para las generaciones venideras. No obstante en relación al Programa que se está tratando, resulta fundamental inculcar, al menos, los siguientes valores a los menores:   1. El rechazo de la agresividad ante situaciones de conflicto en el terreno de juego, no dejándose llevar por la ira o cualquier otro tipo de impulso. 2. Mostrar una actitud responsable ante las normas de convivencia relacionadas con la vida deportiva y la práctica del deporte. 3. La concienciación de las repercusiones que puedan generar nuestras conductas o nuestras acciones sobre la personalidad y/o seguridad de los que nos rodean. 4. Responsabilidad y prudencia en el uso de las instalaciones y materiales deportivos. 5. El respeto y valoración del trabajo de las personas encargadas de transmitirles los conocimientos necesarios para mejorar. 6. Actitud crítica y compromiso personal ante todas aquellas situaciones de la vida cotidiana que limitan o empobrecen el libre desarrollo de la personalidad y las relaciones humanas. 7. El desarrollo de la autoestima y respeto por  la integridad física propia y por la de los demás. 8. Una valoración crítica y activa ante la realidad del entorno, tanto dentro como fuera del terreno de juego. 9. Adoptar una postura responsable ante una posible situación de emergencia.    Los Valores como principios rectores del comportamiento social   A la hora de hablar de hechos intangibles, se corre el riesgo de despreciarlos o cuando menos de infravalorarlos, hecho que a menudo viene motivado por la trascendencia que últimamente se le ha dado al saber tangible y medible. Sin embargo, con ello se olvida que el conocimiento empírico no lo es todo en la vida, ya que para una gran parte del Universo existe otro tipo de conocimiento, fundamentado en el respeto, la tradición, la autoestima, la resiliencia, la moral, la ética y un sin fin de valores intangibles más que hacen que la sociedad se haga fuerte y evolucione a mejor, incluso, a pesar de todo ese conocimiento empírico que podría llegar a desembocar en una “sociedad de hielo”, en la que sólo cuenta lo que es medible y demostrable. A pesar del actual fracaso escolar, que en España ha sido tradicionalmente más alto que en el promedio de países europeos, resulta relativamente sencillo enseñarle a los niños y niñas cualquier tipo de norma. Basta con comprobar cómo en naciones como  Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo y otros limítrofes geográficamente hablando, con el plan de aprendizaje apropiado, los menores terminan la Educación Primaria conociendo adecuadamente todo lo relativo a la normativa y comportamiento deportivo; especialmente aquello que a ellos les atañe. Falta por tanto, imprimirle a esos conocimientos que ya aparecen en los proyectos curriculares españoles, un halo de humanidad, que se sustenta precisamente en los Valores a los que se viene haciendo referencia en el presente Programa. Si únicamente y de forma tangible se enseña la norma, pero no se transmite la importancia, la trascendencia y el valor de cumplirla desde la perspectiva humana, aquella se quedará en “papel mojado”. Si se consiguiese  trasmitir a los menores (practicantes de cualquier deporte) usuarios de las instalaciones (públicas o privadas), el empleo de las mismas desde el prisma del respeto mutuo y el sentido común, gran parte de esas normas que emanan de los despachos, serían anecdóticas, aunque no prescindibles.   CONCLUSIONES   Como ya se anunció con anterioridad, la piedra angular del presente proyecto es la Educación en Valores en los menores. Cabe por tanto preguntarse ¿cómo se lleva a cabo esa labor y por qué es tan importante que se eduque a los niños y niñas a través de los Valores? Educar a los niños en general para que aprendan a dar valor a algunas conductas y formas de comportarse, les servirá de ayuda para convivir de mejor manera con sus congéneres y para sentirse bien consigo mismo y con el resto de su entorno. Diversos Valores nombrados con anterioridad como entre otros, el compromiso, el respeto, la tolerancia, la amistad y la honestidad se hacen imprescindibles para una normal evolución de cualquier niño. Un menor que sabe hasta dónde puede llegar cuando se encuentra con un semejante y cuáles son las posibles consecuencias para ambos, que conoce sus derechos y deberes, y los de los demás, pero no desde la vertiente legal, sino moral y ético, aunque aun no sepa lo que estas últimas palabras signifiquen, podrá desarrollar una vida saludable, independientemente del ámbito que sea; familiar, privado, escolar, deportivo, etc. Un niño que sabe lo que implica respetar a los demás y que lo hace, será respetado con más facilidad por el resto, y eso es aplicable a todos los demás Valores. Tal y como ya se definió en otro apartado, los valores son las reglas de conducta y actitudes según las cuales nos comportarnos y que están de acuerdo con aquello que consideramos correcto. En conclusión, dijimos de forma sencilla, la correcta formación de la personalidad del ser humano. Los niños cuando nacen, no son ni buenos ni malos, son las personas que les rodean, padres, familiares, maestros, entrenadores, etc. los que deberán enseñarles lo que está bien y lo que está mal. Sin embargo, ¿de qué manera se educa a los niños en valores? Primeramente, conociendo esos Valores y su significado, no sirve con simplemente enumerarlos, recitarlos y que se los aprendan de memoria cuan tablas de multiplicar. Hay que trabajarlos día a día con ellos y corrigiendo o rectificando su actitud cuando es contraria a esos valores de los que se debe impregnar la educación de los menores. Obviamente, la mejor manera de enseñar es mediante el ejemplo, por ello de poco sirve decir una cosa y hacer otra. Para transmitirles a los niños el significado de los Valores, hay que poner en sintonía tres acciones; lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Si esas tres cosas no van en armonía, los menores lo percibirán y la enseñanza será infructuosa. A modo de ejemplo muy sencillo pero significativo, se puede citar: el padre o madre de un niño que acaba de pegar a otro niño, le propina una nalgada o golpe en las manos de su hijo, diciéndole, que a los niños no se les pega. A menudo los progenitores con el afán de hacerlo lo mejor posible se olvidan de que “lo que uno hace habla tan alto, que lo que dice, no se escucha”. Se trata de algo más que de poner normas, éstas deben tener un sentido y necesitan reforzarse con un Valor que le dé significado a esa regla, ahora bien, ¿por qué o para qué educar en Valores? Principalmente porque ayuda a la formación integral del menor, al que no le basta con el conocimiento científico, sino que además necesita impregnar aquel con patrones culturales empapados de valores, que lo lleven a convertirse en una persona útil para sí misma y para el resto de la sociedad. Ello debe conseguirse a través de un esfuerzo continuo y bajo la responsabilidad de todas las personas que forman en entorno del niño desde que nace hasta que se incorpora como adulto a la sociedad. Se debe conseguir que cuando eso ocurra, el ser cuya personalidad se ha estado trabajando reconozca lo bueno, honesto y adecuado de hacer las cosas bien. Cuando un joven comienza la práctica de su deporte favorito, se le proveerá los conocimientos necesarios para conseguir la aptitud adecuada por medio de sus monitores, sin embargo la actitud debe venirle trabajada desde niño. Si esa persona se incorpora al mundo del deporte con los valores apropiados formando parte de su ser, celebrará la victoria sin despreciar al contrario y asumirá la derrota como parte del proceso de aprendizaje, ayudará al rival caído a levantarse y no responderá cuando reciba un golpe, aceptará las infracciones recibidas como lances del juego y se disculpará cuando las cometa, pedirá perdón a aquel que ha hecho daño y sabrá perdonar a aquel que le tiende la mano, respetará las decisiones arbitrales y asumirá las de los técnicos y en definitiva, jugará pensando tanto en los demás como en sí mismo y viendo al contrario como compañero y no como enemigo, sin el cual no podría celebrarse el partido. En conclusión, se defiende aquí que la forma de ser de una persona se refleja en todas sus acciones, incluida en su manera de practicar deporte y que resulta inviable separar el cómo es una persona del cómo hace deporte, por ello y dándole título a este trabajo se asevera que si alguien le cuenta a otro cómo es, éste le podrá decir a aquel cómo se desenvuelve practicando un deporte colectivo.  FUENTE:  TFG de la ULPGC  Título: "Fer mihi ut sis et dicam tibi ut tu vehis."   de Ramón Ateca de fecha 15/01/2011    AUTOR ADAPTACIÓN: Ramón Ateca 01/07/2012          

Aviso Legal·Club Atlético Chenet   CONDICIONES DE UTILIZACIÓN DE LA WEB En virtud del cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, le informamos que el Club Atlético Chenet, con domicilio en Avd. Quinto Centenario S/N Edif. Las Terrazas Local C.C.P.P. Costa Adeje • 38660 Adeje • Tenerife, y número de Identificación Fiscal G-38957981, es titular de la página web www.atleticochenet.com. Para cualquier consulta relacionada con los servicios puede ponerse en contacto con el Club Atlético Chenet en la dirección Avd. Quinto Centenario S/N Edif. Las Terrazas Local C.C.P.P. Costa Adeje • 38660 Adeje • Tenerife . El Club Atlético Chenet ofrece en sus páginas web información relacionada con el tipo de actividad, productos y servicios que desarrolla, así como información sobre, productos y servicios que el cliente mantenga con el Club Atlético Chenet, previa suscripción del correspondiente contrato y en los términos y condiciones que consten en el mismo, así como otros contenidos de carácter general. Estas condiciones generales regulan el acceso y utilización del sitio www.atleticochenet.com (en adelante la Web) que el Club Atlético Chenet pone gratuitamente a disposición de los usuarios de Internet. El acceso al mismo implica su aceptación sin reservas. La utilización de determinados servicios ofrecidos en este sitio se regirá, además, por las condiciones particulares previstas en cada caso, las cuales se entenderán aceptadas por el mero uso de tales servicios. La información facilitada por el Club Atlético Chenet debe ser considerada por el usuario a modo de introducción, sin que pueda estimarse como elemento determinante para la toma de decisiones, declinando toda responsabilidad por el uso que pueda verificarse de la misma en tal sentido, y de forma específica ha de entenderse que dicha información, sometida a la normativa vigente en España, no va destinada a aquellos usuarios que actúen bajo otras jurisdicciones de Estados que exijan el cumplimiento de requisitos distintos para la puesta a disposición, divulgación o publicidad de servicios y/o productos. El Club Atlético Chenet se reserva la facultad de efectuar, en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso, modificaciones y actualizaciones de la información contenida en la Web, de la configuración y presentación de ésta y de las condiciones de acceso, pudiendo incluso limitar o no permitir el acceso a dicha información, sin previo aviso. Especialmente, el Club se reserva el derecho a eliminar, limitar o impedir el acceso a su web cuando surjan dificultades técnicas por hechos o circunstancias ajenos al Club Atlético Chenet que, a su criterio, disminuyan o anulen los niveles de seguridad estándares adoptados para el adecuado funcionamiento de dicho website. El Club Atlético Chenet no garantiza la inexistencia de interrupciones o errores en el acceso a la Web o a su contenido, ni que ésta se encuentre actualizada. Club Atlético Chenet llevará a cabo, siempre que no concurran causas que lo hagan imposible o de difícil ejecución, y tan pronto tenga noticia de los errores, desconexiones o falta de actualización en los contenidos, todas a aquellas labores tendentes a subsanar los errores, restablecer la comunicación y actualizar los contenidos. En ningún caso el Club Atlético Chenet será responsable de las pérdidas, daños o perjuicios de cualquier tipo que surjan por acceder y usar el website, incluyéndose, pero no limitándose, a los producidos en los sistemas informáticos o los provocados por la introducción de virus y/o ataques informáticos. El Club Atlético Chenet tampoco será responsable de los daños que pudieran sufrir los usuarios por un uso inadecuado de este website y, en modo alguno, de las caídas, interrupciones, ausencia o defecto en las telecomunicaciones. Tanto el acceso a la Web como el uso inconsentido que pueda efectuarse de la información contenida en la misma es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El Club Atlético Chenet no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso. El Club Atlético Chenet no se hace responsable de los errores de seguridad que se puedan producir ni de los daños que puedan causarse al sistema informático del usuario (hardware y software), o a los ficheros o documentos almacenados en el mismo, como consecuencia de: - la presencia de un virus en el ordenador del usuario que sea utilizado para la conexión a los servicios y contenidos de la Web. - un mal funcionamiento del navegador. - del uso de versiones no actualizadas del mismo. El Club Atlético Chenet no responde de la veracidad, integridad o actualización de las informaciones que no sean de elaboración propia y de las que se indique otra fuente, así como tampoco de las contenidas en otros websites mediante hiperenlace o vínculo desde www.atleticochenet.com, facilitados al usuario como fuentes alternativas de información, que se regirán por los términos y condiciones de utilización que a tal efecto resulten exigibles por los titulares de dichos sitios web, por lo que el Club Atlético Chenet no asume responsabilidad alguna en cuanto a hipotéticos perjuicios que pudieran originarse por el uso de las citadas informaciones. En ningún caso, los mencionados hiperenlaces serán considerados como recomendación, patrocinio, o distribución por parte del Club Atlético Chenet de la información, productos y/o servicios, o, en general, contenidos de titularidad de terceros, ofrecidos por éstos o en cualquier forma por los mismos divulgados. El Club Atlético Chenet no asume la responsabilidad alguna derivada de los contenidos enlazados en la Web, siempre que sean ajenos a la misma, ni garantiza la ausencia de virus u otros elementos en los mismos que puedan producir alteraciones en el sistema informático (hardware y software), en los documentos o los ficheros del usuario, excluyendo cualquier responsabilidad por los daños de cualquier clase causados al usuario por este motivo. En el caso de que cualquier usuario, cliente o un tercero, considerara que el contenido o los servicios prestados por las páginas enlazadas son ilícitos o lesionan bienes o derechos del propio usuario, de un cliente o de un tercero susceptibles de indemnización, y, en particular, consistan en: - Actividades o contenidos susceptibles de ser considerados delictivos conforme a la normativa penal española. - Actividades o contenidos que violen derechos de propiedad intelectual o industrial. - Actividades o contenidos que pongan en peligro el orden público, la investigación penal, la seguridad pública y la defensa nacional. - Actividades o contenidos que pongan el peligro la protección de la salud pública, el respeto a la dignidad de la persona y al principio de no discriminación, y la protección de la salud y la infancia. Deberá comunicarlo en la dirección info@atleticochenet.com Se autoriza la visualización, impresión y descarga parcial del contenido de la Web sólo y exclusivamente si concurren las siguientes condiciones: - Que sea compatible con los fines de la Web. - Que se realice con el exclusivo ánimo de obtener la información contenida para uso personal y privado. - Se prohíbe expresamente su utilización con fines comerciales o para su distribución, comunicación pública, transformación o descompilación. - Que ninguno de los contenidos relacionados en la Web sean modificados de manera alguna. - Que ningún gráfico, icono o imagen disponible en la Web sea utilizado, copiado o distribuido separadamente del resto de imágenes que lo acompañan. PROPIEDAD INTELECTUAL Los derechos de propiedad intelectual de la página web www.atleticochenet.com, su código fuente, diseño, logotipos, archivos de audio, archivos de software, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de el Club Atlético Chenet o en su defecto de los propietarios que los cedan, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación. El Club Atlético Chenet es titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial referidos a sus productos y servicios, y específicamente de los relativos a la marca registrada. Respecto a las citas de productos y servicios de terceros, el Club Atlético Chenet reconoce a favor de sus titulares los correspondientes derechos de propiedad industrial e intelectual, no implicando su sola mención o aparición en la Web la existencia de derechos o responsabilidad alguna del Club Atlético Chenet sobre los mismos, como tampoco respaldo, patrocinio o recomendación por parte de el Club Atlético Chenet, a no ser que se manifieste de manera expresa. La utilización no autorizada de la información contenida en la Web, su reventa, así como la lesión de los derechos de propiedad intelectual o industrial de el Club Atlético Chenet dará lugar a las responsabilidades legalmente establecidas. Todo enlace de terceros a la Web debe serlo a su página principal, quedando expresamente prohibido los “links profundos”, el “framing” y cualquier otro aprovechamiento de los contenidos de la Web, a favor de terceros no autorizados. El Club Atlético Chenet y el usuario, con renuncia expresa a cualquier otro fuero, se someten al de los juzgados y tribunales del domicilio del Club Atlético Chenet para cualquier controversia que pudiera derivarse del acceso, o uso de la Web. En el caso de que el usuario tenga su domicilio fuera de España, el Club Atlético Chenet y el usuario se someten, con renuncia expresa a cualquier otro fuero, a los juzgados y tribunales de la ciudad de S/C. de Tenerife (España).  


1