OK

Aquest lloc web fa servir cookies per garantir que tingueu la millor experiència usuari. Si continua navegant, està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i la nostra Política de cookies

Cabecera C.E. Constancia

Nos sumamos a la campaña de concienciación de la epilepsia


Noviembre es el mes de la concienciación sobre la epilepsia. Y desde la “Asociación Nacional de Personas con Epilepsia ANPE” desean que el color morado sea una seña de identidad y concienciación para hacer visible y erradicar falsos mitos sobre esta enfermedad.

En nuestro afán de acercar el fútbol a la sociedad y para concienciar que existen mil y una realidades en las que se mueven los jugadores, jugadoras y formadores a diario en la práctica del deporte nos gustaría dar algo de notoriedad a los que sufren esta enfermedad. Como todos sabemos el deporte base es un gran medio de formación, ejemplo y concienciación de las múltiples realidades que viven día a día todos los que formamos este gran colectivo.

Por ello, a partir de este fin de semana, todos los equipos de nuestro Club y todos los jugadores lucirán un brazalete de color violeta.

Este será nuestro pequeño granito de arena para ayudar e concienciar a nuestro entorno que existen mil maneras y mil realidades para practicar un deporte base, pero en realidad todos participamos de la competición con el mismo interés, emoción y responsabilidad.

(Nota sobre La Epilepsia. Fuente ANPE Asociación Nacional de Personas con Epilepsia:

La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a personas de todo el mundo y se caracteriza por convulsiones recurrentes. Éstas convulsiones son episodios breves de movimientos involuntarios que pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a su totalidad (convulsiones generalizadas) y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de esfínteres.

Los episodios de convulsiones se deben a descargas eléctricas excesivas de grupos de células cerebrales.  Las descargas pueden producirse en diferentes partes del cerebro. Las convulsiones pueden ir desde episodios muy breves de ausencia o de contracciones musculares hasta convulsiones prolongadas y graves. Su frecuencia también puede variar desde menos de una al año hasta varias al día.

Hasta hace poco tiempo una sola convulsión no significaba epilepsia (hasta un 10% de la población mundial sufre una convulsión a lo largo de su vida), pero los últimos datos de la Liga Internacional de la Epilepsia (ILAE) determinan que si una persona sufre una crisis y existen factores que hagan pensar que se pueden originar más crisis sí se empieza a considerar que puede existir una epilepsia de fondo. Es uno de los trastornos reconocidos neurológicos más antiguos del mundo, sobre el cual existen registros escritos que se remontan al 4000 a C. Durante siglos el temor, la incomprensión, la discriminación y estigmatización social han rodeado a esta enfermedad denominada "La Enfermedad de los Mil Nombres". Esta estigmatización persiste hoy en día y puede influir en la calidad de vida de las personas con epilepsia y sus familias. (Nota descriptiva 2017 Organización Mundial de la Salud).

La epilepsia no es una enfermedad en sí misma si no un síntoma que puede aparecer en muchas enfermedades. Con eso queremos decir que las causas por las que una persona puede sufrir crisis epilépticas son muy diversas, variando desde una alteración genética benigna que se cura con la edad, a una alteración metabólica o hasta un tumor cerebral. (Dr. Jaime Parra. Neurólogo-Epileptólogo).”


Comparteix a:
  • google+