OK

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que usted tenga la mejor experiencia usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra Política de cookies

Cabecera Atco. Chenet

El Árbitro en el Fútbol Base



Poco amigos somos de polémicas, pero no queremos dejar escapar la ocasión para decir que el árbitro es un elemento más dentro de un partido de fútbol.


 


Decía Johan Cruyff que al rival había que respetarlo, porque si no hubiera rival no se podría jugar el partido. Pues creemos que con el árbitro pasa exactamente lo mismo, sin ellos no hay partido, salvo que se trate de una "pachanguita entre amigos"; que por cierto les invito a todos a que se pongan un día a pitarla. Si, si, esa que juegan los amigos en el monte cuando vamos de comida,  pítenla un día, para que vean lo increíblemente complicado que es hacerlo desde dentro. Añadan a eso el que unos individuos desde fuera te estén increpando por todo lo que pitas, porque claro como hay aficionados de dos bandos a menudo haga lo que haga el árbitro recibirá quejas, críticas e incluso insultos por parte de alguien. Por eso el árbitro nunca tendrá una referencia objetiva de si lo está haciendo bien o no.


 


Pero el colmo es, en los partidos de la base, que los familiares de esos niños que están disfrutando de su partido, se pongan a insultar al árbitro porque ellos creen que se equivoca. Igual de increíble resulta que un grupito de adolescentes malcriados mientras aporrean un bombo se pongan por sistema y porque parece gracioso, a increparlo sin más. (sin comentario para la directiva que lo permite).


 


¿Eso es lo que quieren enseñar a sus hijos? ¿De verdad? Reflexionen por un instante, cierren los ojos e imaginen que cada vez que ustedes toman una decisión con respecto a sus hijos y que se equivoquen o que sus hijos o los amigos de sus hijos creen que están equivocados, estos les llamen a ustedes hijos de puta o cualquier otra lindeza de las que se oyen por ahí ¿Lo han conseguido imaginar? Pues, eso es, lo aquellos que insultan al árbitro, les están enseñando a sus niños y a los niños de los demás.


 


Afortunadamente ellos son más inteligentes que algunos bestias que van a los partidos y con la ayuda de muchos buenos entrenadores que hay en nuestros campos se les inculca otras cosas, pero no resulta fácil con tanto cafre suelto.


 


Estos hombres, por el motivo que sea, un día deciden que van a dedicarle tiempo a nuestros hijos, pudiendo estar haciendo otras cosas y ahí están cada fin de semana.


 


Señores Colegiados, muchas gracias por venir a pitar. 


 


P.D. Si desde el Club en el que estoy y mientras yo siga en él, algún día alguien les ofendiera, yo les pido humildemente perdón. 


 




Comparte en: